Resolución sobre hacia la paz, el desarme y la educación para la paz

El Primer Congreso Mundial de la Internacional de la Educación, reunido en Harare (Zimbabwe) del 19 al 23 de julio de 1995: Nota que: 1. En 1995 se conmemora el 50º aniversario de la Segunda Guerra Mundial, la liberación de los campos de concentración Nazis y el final del Holocausto del pueblo judío, las deportaciones y el exterminio a gran escala de poblaciones. Que desde entonces han habido intentos de negar o minimizar la verdad y la responsabilidad por lo que sucedió en ese período, y que se puede observar el resurgimiento del Neo-Nazismo. 2. Por otro lado, la existencia de focos de guerra que amenazan con extenderse, los conflictos de dominación étnica, y el genocidio ocurrido en Ruanda en 1994 imponen la obligación de hallar los medios pacíficos para resolver tales conflictos. 3. En 1995 se conmemora también el 50º aniversario de la utilización de armas nucleares durante el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki. Desde 1970, el tratado de no proliferación nuclear ha sido ratificado por 165 países. El presente año, al llegar a su término, será objeto de nuevas negociaciones. Queda claro que sólo la eliminación concertada y controlada de las armas nucleares, junto con el cese definitivo de las pruebas nucleares, acompañada por la moratoria actual respetada por las grandes potencias (a excepción de China), y el cese del desarrollo de nuevas armas dirigidas a la destrucción masiva, garantizarán la extensión del tratado y su respeto por todos los países. 4. En 1995 se cumplen también 50 años de actividades y de desarrollo de las Naciones Unidas y aquellos organismos internacionales asociados a la ONU, en particular, la UNESCO y el UNICEF. Bajo difíciles circunstancias, éstos últimos han diseminado por todo el mundo las ideas y las actividades de cooperación internacional y solidaridad, de intercambios culturales y de la preservación del patrimonio mundial en todos los sentidos. Deben destacarse las actividades y el papel desempeñado por la UNESCO en favor de la Educación por la Paz, al ser una organización que se ocupa de los niños, la educación y la cultura. Las Naciones Unidas ha denominado el año 1995 como el "Año de la Tolerancia". Recomendaciones 5. La Internacional de la Educación hará esfuerzos en favor de mantener la memoria y el trabajo histórico sobre todos los aspectos de la Segunda Guerra Mundial y los exterminios masivos que en ella ocurrieron, y solicita a sus miembros que hagan lo mismo. Debemos velar por el contenido de los programas educativos y los materiales didácticos sobre este asunto. La IE pide a sus miembros permanecer alertas frente a cualquier resurgimiento de la ideología o de grupos Neo-Nazis. 6. La IE seguirá de cerca y difundirá la labor y las conclusiones del Tribunal Internacional sobre el Genocidio en Ruanda, con sede en La Haya. 7. La IE apoyará los esfuerzos para lograr la paz en todo el mundo, en el respeto a los derechos de los pueblos. La IE solicita a sus organizaciones miembro que apoyen a las fuerzas de paz y a los sindicatos, en particular a los sindicatos de docentes, que trabajan en función de este objetivo en los países donde existen conflictos. La IE expresa su solidaridad con los docentes, el personal de educación y los estudiantes que han sido víctimas de estas situaciones. 8. La Internacional de la Educación hace un llamamiento a todos los países, en especial las potencias nucleares, para que tomen medidas significativas que conduzcan hacia la no proliferación, la reducción y la prohibición definitiva de las armas nucleares, y la eliminación de todas las armas de destrucción masiva. 9. La Internacional de la Educación se compromete firmemente con las actividades internacionales de la educación por la paz, ligadas con la educación sobre los derechos humanos y la promoción de la democracia. La IE solicita a sus organizaciones miembro que intensifiquen sus actividades en este campo, trabajando estrechamente en la línea de los objetivos y recomendaciones de la UNESCO y su Constitución, la Constitución de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Convenio Internacional relativo a los Derechos del Niño, y la Recomendación sobre la Educación para la Comprensión, la Cooperación y la Paz Internacional y la Educación relativa a los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales. Estas acciones en la educación se refieren a los contenidos de la educación y formación, los recursos y materiales educativos, la vida escolar y universitaria, la formación docente inicial y avanzada, la investigación, y la formación avanzada de los jóvenes y adultos. La IE apoya las iniciativas del movimiento de la educación por la paz que se inscriben en estos principios, e invita a sus organizaciones miembro a que hagan lo mismo.

Comparte esta página