Resolución sobre racismo y intolerancia religiosa

El Primer Congreso Mundial de la Internacional de la Educación, reunido en Harare (Zimbabwe) del 19 al 23 de julio de 1995: 1. Nota el aumento de la intolerancia racial, étnica y religiosa en muchas regiones del mundo; 2. Expresa su preocupación ante el rápido crecimiento del número de personas refugiadas, desplazadas y en busca de asilo a consecuencia de dicha intolerancia; 3. Proclama su horror ante la discriminación brutal y los ataques asesinos contra minorías nacionales, los intentos genocidas de depuración étnica y las guerras étnicas; 4. Condena la violencia indiscriminada basada en la intolerancia racial, étnica y religiosa; 5. Expresa su preocupación por el éxito electoral de partidos de extrema derecha con tendencias racistas y antisemitas; 6. Deplora el aumento de los grupos religiosos fundamentalistas que se muestran intolerantes frente a cualquier otro grupo que no comparte sus creencias; 7. Deplora igualmente la respuesta de los estados miembros de las Naciones Unidas para otorgar a la ONU la capacidad de intervenir efectivamente como fuerza de paz que proteja a las víctimas de los ataques generalizados; 8. Condena a los países que adoptan políticas basadas en la intolerancia y que niegan el derecho a asilo a los perseguidos a causa de la intolerancia racial, religiosa o étnica. El Congreso: 9. Felicita al pueblo de Sudáfrica por su éxito en poner término al apartheid; 10. Reconoce la responsabilidad especial que tiene la profesión docente y todos los trabajadores de la educación en la enseñanza y la práctica del respeto y la tolerancia por las diferencias culturales, étnicas y religiosas de los niños y los jóvenes con los que trabajan; 11. Subraya que la lucha contra todas las discriminaciones e intolerancias forma parte integrante del aprendizaje de la ciudadanía, función fundamental de la educación. El Congreso hace un llamamiento a las organizaciones miembro para que: 12. Aumenten sus esfuerzos por combatir todas las formas de racismo, antisemitismo, fundamentalismo intolerante, nacionalismo chauvinista y xenofobia; y se aseguren de que esta lucha sea parte integral de la educación que se otorga a todos los estudiantes; 13. Hagan presión ante los gobiernos y otras autoridades para que proporcionen los recursos necesarios para emprender esta labor; 14. Promuevan la creación de condiciones dentro de las escuelas que permitan una integración exitosa de los niños de las minorías étnicas y los niños de los trabajadores migrantes; 15. Proporcionen programas especiales a los niños de las minorías étnicas para asegurarse de que no sean discriminados a causa del idioma; 16. Fomenten el derecho de los niños de las minorías étnicas a aprender y emplear su lengua materna. El Congreso de la Internacional de la Educación además recomienda a las organizaciones miembro de la IE cooperar con otras organizaciones no gubernamentales, organizaciones civiles y organizaciones políticas para: 17. Promover y apoyar las políticas de vivienda dirigidas a terminar con la formación de ghettos de minorías étnicas y trabajadores migrantes con su acuerdo libre y no impuesto; 18. Apoyar la lucha por los plenos derechos civiles, políticos y sociales de los trabajadores migrantes y las minorías étnicas; 19. Ejercer presión para la ratificación y aplicación de las declaraciones, convenios y recomendaciones internacionales, en particular: a. La Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas; b. El Pacto Internacional para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial; c. El Convenio 148 y la Recomendación 151 de la OIT concernientes a los trabajadores migrantes y sus familias; d. El Convenio 111 de la OIT sobre la discriminación con respecto al empleo y la ocupación; e. El Convenio 107 de la OIT sobre los pueblos indígenas y tribales en los países independientes; f. La Declaración de Helsinki; g. El Convenio sobre los Derechos del Niño; 20. Defender el derecho legal al asilo político en su país; 21. Condenar los actos de racismo, antisemitismo, intolerancia religiosa y xenofobia dentro de su país o en el plano internacional; 22. Ejercer presión ante los gobiernos para asegurar que se mantengan los derechos de aquellos que buscan asilo a consecuencia del racismo, antisemitismo, intolerancia religiosa o violencia étnica.

Comparte esta página