Resolución sobre la educación de la primera infancia

El Segundo Congreso Mundial de la Internacional de la Educación, reunido en Washington D.C. (Estados Unidos) del 25 al 29 de julio de 1998: Considera que: 1. Los niños tienen el derecho, tal como está expresado en La Declaración Universal de los Derechos Humanos y La Convención sobre los Derechos del Niño, a recibir educación. La educación de la primera infancia debe ser considerada como parte de ese derecho; 2. La educación en la primera infancia es de gran valor para todos los niños y debe estar a disposición de todos. Otorga una base sólida para el aprendizaje que les ayudará a desarrollar aptitudes, conocimientos y capacidades para elaborar opiniones personales y un sentido de responsabilidad social. Nota que: 3. La investigación educativa demuestra que la educación de la primera infancia es un factor importante en el fomento de la igualdad de oportunidades. Reduce la necesidad de intervenciones que resultan caras, y lleva a un mayor éxito educativo en los años posteriores; 4. La inversión pública en la educación de la primera infancia es rentable y genera beneficios humanos y económicos; 5. La investigación fisiológica y en las ciencias de la educación confirma el valor de una educación de la primera infancia apropiada al desarrollo del niño; 6. Los cambios en las estructuras familiares y el aumento creciente de familias en donde ambos, padre y madre, trabajan fuera del hogar aumentan la demanda de educación de la primera infancia y servicios de guarderías infantiles. Es importante que estos servicios sean de alta calidad, basados en las necesidades individuales de los niños y niñas y sus grupos de edad; 7. En la ausencia de programas públicos destinados a los niños menores, la brecha entre los niños de las familias pobres y los niños de las familias ricas crecerá; 8. Los programas que incluyen y coordinan la prestación de los servicios sanitarios, educativos y sociales para los niños ayudan a las familias a cuidar a sus hijos; 9. La experiencia demuestra que la educación desde la primera infancia puede ser un medio eficaz para evitar que las niñas y niños sean utilizados para trabajo infantil; 10. La educación de la primera infancia puede ser definida como todo tipo de educación que tiene lugar antes de la enseñanza obligatoria y que puede ser proporcionada en diferentes marcos. Existen diferencias entre los países en cuanto a las formas como se organiza este tipo de educación con relación a la enseñanza primaria y los servicios de guarderías infantiles, la responsabilidad estatal en cuanto a su gestión y financiamiento, etc. Existe una gran diversidad de formas de organizar la educación de la primera infancia en el mundo; 11. Entre 1985 y 1995 el porcentaje general de matrículas en la educación de la primera infancia en el mundo aumentó de 26.7% a 30.1%; 12. En comparación con la enseñanza primaria y secundaria, la educación de la primera infancia se lleva a cabo en gran medida en escuelas dirigidas por grupos comunitarios y empresas privadas; 13. El mayor porcentaje de docentes de enseñanza de la primera infancia son mujeres en comparación con otros sectores de la educación; 14. La formación de los docentes encargados de la educación de la primera infancia difiere mucho entre países. Desgraciadamente, aún hay muchos países en los que no existe una formación específica para dichos docentes y, en los países que ofrecen tal formación hay escasez de plazas para formarse y estándares muy bajos de educación. Recomienda que: 15. La educación de la primera infancia debe ser pública y formar parte integral del sistema educativo. La plena responsabilidad de este tipo de educación debe estar en manos del Ministerio de Educación a nivel nacional y regional. Se deben tomar las medidas necesarias para permitir una continuidad y una coordinación entre la educación de la primera infancia y la enseñanza primaria; 16. Se deben disponer suficientes recursos en los presupuestos educativos de cada país para proporcionar una educación de la primera infancia gratuita, de alta calidad y accesible para todos; 17. Es importante que el tamaño de las clases o de los grupos en la educación de la primera infancia se mantenga dentro de los límites razonables. El carácter de las actividades pedagógicas y la edad de los niños deben ser factores primordiales para favorecer el trabajo en grupos pequeños; 18. Se debe hacer todo lo posible para asegurar que los niños y niñas aprendan a vivir juntos y muestren respeto por la personalidad y la cultura de cada uno. La igualdad de oportunidades, la lucha contra el racismo, la discriminación, la violencia, los conceptos básicos de tolerancia, entendimiento y aceptación son asuntos importantes que deben entrar en juego en la educación de la primera infancia; 19. Los niños con necesidades especiales deben recibir una educación especial, y estar integrados en programas apropiados de educación de la primera infancia en los que se favorece el aprendizaje con relaciones personal-niños, medios y servicios de apoyo adecuados. Los docentes y el personal de apoyo deben recibir una capacitación apropiada para atenderlos. Ningún niño o niña debe ser excluido de la educación de la primera infancia; 20. Se deben establecer estructuras adecuadas para asegurar que, lo antes posible, se hagan esfuerzos eficaces, tendientes a observar, identificar y prevenir cualquier problema relativo al niño. Cuando haya sido identificado un problema debe proporcionarse apoyo efectivo para minimizar las dificultades; 21. Es necesario proporcionar las mismas condiciones de formación pedagógica para todos los docentes, incluyendo a los de la primera infancia, así como promocionar su continuidad en el sistema educativo. Se deben tomar medidas tendientes a asegurar que tanto hombres como mujeres sean seleccionados y capacitados para ejercer la docencia en la enseñanza de la primera infancia. Estos docentes deben tener los mismos derechos y la misma condición que los docentes de otros sectores educativos; 22. Las instituciones para la primera infancia son lugares privilegiados donde el niño, gracias a los juegos en particular, sienta las bases de su futuro aprendizaje (capacidades lingüísticas, motrices, gráficas, matemáticas, relacionales). Los niños y niñas deben tener todas las oportunidades de desarrollar plenamente sus potencialidades no sólo en el área cognitiva, sino también en las áreas sociales, afectivas y físicas. Las instituciones para la primera infancia deben contar con equipos y materiales que permitan desarrollar una variedad de actividades creativas, incluyendo la música, el ritmo, la mímica, el uso de la expresión corporal, la pintura y todas las actividades manuales. La educación física tiene un papel importante en esta formación y es esencial en la educación de la primera infancia. La IE debe: 23. Promover las ideas y recomendaciones expresadas en esta resolución en sus contactos y discusiones con la UNESCO, OIT, el Banco Mundial, la OCDE y otras organizaciones intergubernamentales relevantes; 24. En contacto con la UNESCO y otras organizaciones intergubernamentales encargadas de la educación, proponer programas de promoción que faciliten el intercambio de ideas y experiencias entre los docentes de la educación de la primera infancia, para así promover un mejor conocimiento mutuo de los diferentes sistemas y formas en las que opera la educación de la primera infancia en los distintos países en el mundo; 25. Apoyar todos los esfuerzos para llamar la atención sobre el papel fundamental de la educación de la primera infancia en el desarrollo de las aptitudes y conocimientos del niño; 26. Dar seguimiento a la evolución de la educación para la primera infancia y elaborar políticas al respecto; de igual manera, apoyar los esfuerzos de sus miembros en su reclamo por programas educativos de la primera infancia de calidad financiados por fondos públicos.

Comparte esta página