Resolución sobre la situación en Kosovo

El Segundo Congreso Mundial de la Internacional de la Educación, reunido en Washington D.C., Estados Unidos del 25 al 29 de julio de 1998 : 1. Expresa su preocupación por la práctica de la limpieza étnica y la represión en Kosovo y condena énergicamente el uso excesivo e indiscriminado de la violencia por las fuerzas especiales serbias, las unidades del ejército y los grupos paramilitares durante los últimos acontecimientos donde murieron muchos civiles. Desde el 28 de febrero de 1998, unas 700 personas han muerto (incluso más de 100 alumnos, estudiantes y docentes), más de 400 personas han desaparecido y 200.000 han sido desplazadas. 2. Llama a todas las partes a poner fin inmediatamente a las operaciones armadas y demás operaciones que perjudican a la población albanesa de Kosovo, tal como lo solicitó el Grupo Internacional de Contacto. 3. Subraya que la violación sistemática de los derechos humanos en Kosovo y las amenazas a la estabilidad y la paz en la región constituyen una preocupación legítima para la comunidad internacional y que no se puede considerar como un problema interno de la República Federal de Yugoslavia o de Serbia. 4. Reitera su petición de restablecimiento completo de los derechos educativos y de aplicación completa del acuerdo sobre la educación de septiembre de 1996. 5. Insta a las autoridades Yugoslavas, a la OSCE y al ACNUR a establecer la seguridad y las condiciones materiales para el retorno de los refugiados y los desplazados que son en su mayoría alumnos y estudiantes. 6. Insta a la Corte Internacional de La Haya a investigar y a procesar los crímenes de guerra y contra la humanidad en Kosovo. 7. Insiste en la urgencia de negociaciones internacionales supervisadas y sin condiciones con representantes de los albaneses en Kosovo y con las autoridades yugoslavas. 8. Llama al Consejo de Seguridad de Naçiones Unidas para que tome todas las medidas necesarias a fin de acabar con la guerra en Kosovo y para establecer condiciones para una solución pacífica y resolver la crisis en ese país a través del diálogo.

Comparte esta página