Resolución sobre la economía mundial y la educación

El Segundo Congreso Mundial de la Internacional de la Educación, reunido en Washington D.C. (Estados Unidos) del 25 al 29 de julio de 1998: 1. Nota que la economía se encuentra en un proceso de intensa mundialización no sólo en cuanto a los lugares de producción sino también con respecto a los mercados. Esto se ve acompañado por la agresividad del mundo empresarial y una política complaciente o negligente por parte de los Estados. Los traslados de las empresas resultantes de este proceso perturban, a menudo dramáticamente, al mercado de trabajo y la situación de los trabajadores y trabajadoras; 2. Nota que estos traslados de empresas vienen siendo acompañados por una reducción de las garantías sociales de los trabajadores y sus familias. Las políticas gubernamentales de exenciones fiscales para estas empresas, reducen en gran medida los ingresos de los Estados encargados de proporcionar a la población los servicios sociales mínimos; 3. Nota que esta mundialización se basa en los principios de la economía neoliberal que tienen por objetivo el reducir al mínimo el papel de los Estados y de los sectores públicos, en particular en los campos de la educación y de la salud, y el privilegiar los valores de competitividad exacerbada entre individuos donde el beneficio inmediato para algunos llega a ser la regla y el bienestar de la población la excepción; 4. Nota que los Estados que se inspiran en el modelo neoliberal con economías fuertemente mundializadas desean no sólo obtener la supresión de todas las barreras aduaneras para que se les permita acceder a todos los mercados, sino también la libertad total de efectuar inversiones en todos los países y en todos los sectores, incluyendo aquéllos tradicionalmente dedicados a los servicios públicos. La consecuencia inmediata es el significativo incremento de las privatizaciones, también en el sector educativo; 5. Nota que esta internacionalización de la economía viene acompañada generalmente de una profunda transformación de la naturaleza y del contenido del trabajo. Mientras las empresas transnacionales se establecen en países pobres con mano de obra poco calificada y barata, en los países de la OCDE, y en aquéllos que se han desarrollado de forma espectacular estos últimos años, la economía es cada vez más sofisticada. El uso de las nuevas tecnologías en renovación permanente ha creado una situación que exige nuevas formas de capacitación general y profesional para los jóvenes si desean acceder al mercado de trabajo sin demasiadas dificultades. El Segundo Congreso Mundial de la IE: 6. Considera que la economía tiene intereses y la educación objetivos que deben conciliarse: la economía necesita recursos humanos siempre mejor formados para los desafíos de la competencia económica mundial; la educación necesita los recursos financieros que resultan del crecimiento económico. Esta convergencia serviría a la educación si la economía escapara de la lógica financiera de los mercados orientados hacia la reducción del costo laboral, la privatización y la desregulación. 7. Considera que la educación desempeña igualmente el papel de formar seres humanos y ciudadanos capaces de participar en sociedades cada vez más complejas y multiculturales y de mantener vivos los ideales de democracia, de justicia social, de solidaridad y de paz. La educación no debe, por lo tanto, estar sometida sólo a los intereses de la economía; 8. Considera que las condiciones de vida ofrecidas a los trabajadores y trabajadoras en el seno de las empresas deben crear un ambiente favorable para el trabajo y la educación, que a su vez repercuta en una actitud positiva de sus familias, sus hijos y la sociedad en general hacia el papel y la importancia de la educación. Trabajadores y trabajadoras felices, equilibrados en su vida cotidiana tienden a favorecer un comportamiento similar en sus hijos con relación a la educación. El Segundo Congreso Mundial de la IE: 9. Recomienda al Consejo Ejecutivo y al Secretariado mantenerse atentos frente a las evoluciones de la mundialización de la economía y su repercusión en la situación del empleo en general, tan importante para el futuro de la juventud; y la relación entre el sector educativo y la economía provoca cambios en la naturaleza y el contenido del empleo y en la formación que debe impartirse a la juventud. Para proteger el balance entre la formación general y la formación profesional es importante influenciar, en la medida de lo posible, las políticas de las instituciones intergubernamentales tales como el Banco Mundial, la OCDE y la OIT. También es importante hacer lo necesario para que la OIT desempeñe todo su papel. 10. Recomienda al Consejo Ejecutivo que suscite un amplio debate sobre la racionalidad científica y los nuevos modelos de racionalidad económica. El debate sobre la producción del saber, materia que constituye el eje del trabajo del docente, es vital para los sindicatos de docentes. 11. Recomienda al Consejo Ejecutivo que establezca proyectos de formación y de investigación para estimular la discusión relativa al modelo unidireccional y de exclusión social representado por el proyecto de mundialización en curso, que descuida y destruye la biodiversidad cultural y natural. 12. Recomienda al Comité Ejecutivo que asegure la promoción, por intermediario de los sindicatos de las diferentes regiones del mundo, de una nueva perspectiva de proceso de integración regional. Debemos desarrollar otros enfoques y estrategias con respecto al Mercosur, el Tratado de Libre Comercio, la Unión Europea, el Mercado Común Centroamericano, la Organización de la Unidad Africana y la diferentes organizaciones regionales de Asia. 13. Recomienda al Comité Ejecutivo que, afin de proteger y mejorar la educación pública universal y gratuita y los derechos de los trabajadores, la IE debe examinar minuciosamente las repercusiones sobre la educación del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas y del programa de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), y que debe apoyar a las organizaciones afiliadas en sus intervenciones encaminadas a influenciar estos grupos internacionales. 14. Recomienda al Consejo Ejecutivo que preste atención, junto con la CIOSL y el Comité Sindical Consultivo, a las negociaciones actualmente entabladas en el marco de la OCDE, sobre el Acuerdo Multilateral sobre Inversiones (AMI). El acuerdo AMI, que fuera también discutido el año pasado en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), busca otorgar libertad total a las inversiones extranjeras en todos los sectores de la economía, incluidos los de educación, salud y cultura, lo que pondría en cuestión las políticas sociales, educativas y culturales de los Estados, y por consiguiente representa una amenaza potencial para la educación pública. La influencia de las corporaciones o el control de la educación es antidemocrático y los gobiernos nacionales deben conservar derechos soberanos respecto a las disposiciones en materia de educación pública. A menos que haya garantías relativas a las normas laborales y ambientales, sin excepción para la educación pública, la salud, los servicios públicos y la cultura, la IE seguirá oponiéndose a este acuerdo e incitará a las organizaciones miembros a participar en la campaña mundial de oposición. 15. Recomienda al Consejo Ejecutivo que se oponga, a través de una acción preparada de manera estratégica, a los proyectos de la OMC que tienen como efecto aumentar la pobreza, concentrar las riquezas en las manos de algunos e impedir la aplicación de verdaderos programas sanitarios, educativos y de desarrollo científico y tecnológico para crear un mundo responsable y solidario. 16. Recomienda al Consejo Ejecutivo que estimule la organización de instancias de negociación en cada país, a fin de que los sindicatos puedan discutir del impacto de estos cambios sobre las condiciones laborales y educativas. 17. Recomienda al Consejo Ejecutivo y a las organizaciones afiliadas que desarrollen negociaciones y/o políticas de concertación, a nivel internacional y nacional, con todos los grupos preocupados por las cuestiones de educación y la economía, para poder influenciar en las reformas educativas a fin de establecer sistemas educativos que satisfagan las nuevas necesidades de los individuos en las sociedades en profundo cambio; 18. Recomienda a las organizaciones afiliadas, que junto con la o las centrales sindicales de sus respectivos países, estudien la conveniencia de las políticas fiscales nacionales y que propongan modificaciones apropiadas a estas políticas con el fin de obtener, en un principio, una asignación mínima del 6% del Producto Nacional Bruto (PNB) para la educación. Un impuesto sobre las transacciones financieras mundiales debería contribuir a la realización del objetivo que consiste en dedicar por lo menos el 6% del PNB a la educación. Habrá que mantener informado al Secretariado de la IE de las iniciativas que se tomen sobre este tema.

Comparte esta página