Resolución sobre educar en une economía global

Preámbulo 1. La educación es la clave para participar en la economía global del siglo XXI, basada en la revolución tecnológica de las comunicaciones y en la transmisión de información, así como en cambios importantes en la producción, el transporte, la distribución y en el valor económico del conocimiento. Esta economía global se basa en niveles de movilidad sin precedentes en la historia de la humanidad - movilidad de la información, de las finanzas, de los bienes y servicios, movilidad de las personas, y también movilidad de las enfermedades, los crímenes, las armas y los instrumentos de represión. Las diferencias entre la riqueza y la pobreza, tanto dentro de los países como entre ellos, son más grandes que nunca. En esta nueva era de oportunidades y amenazas, cada uno de los principales objetivos de la Internacional de la Educación es más importante que nunca para intentar construir sociedades equitativas y justas para todos/as los ciudadanos/as, que respeten los valores universales de la democracia y de los derechos humanos, y cuyo desarrollo - tanto social como económico - sea igualitario y duradero. En cada país esta economía global pretende reducir continuamente el coste del trabajo y cuestiona el derecho a la educación y a la cualificación. El desarrollo de sistemas de educación superior de calidad en los países en desarrollo (junto a la expansión de la educación primaria, secundaria y profesional) es una pre-condición fundamental para la capacitación de los especialistas que se necesitan para el desarrollo económico y social, así como para el desarrollo de las capacidades del sector educativo en su conjunto. 2. La educación siempre ha reflejado y ha sido influenciada por los cambios en la economía y la sociedad, y al mismo tiempo ha actuado sobre ellos. La relación entre la educación, la economía y la sociedad es interactiva. Cuando se producen cambios rápidos y fundamentales en la economía y la sociedad, la educación debe enfrentarse a nuevos desafíos de gran importancia, tales como: a. conseguir la educación para todos/as; b. hacer que la educación a lo largo de la vida sea una realidad para todos/as; c. reafirmar los valores de la educación en relación con el desarrollo personal, el mundo laboral y los derechos y responsabilidades de los ciudadanos en las sociedades democráticas; d. reformular el contenido y los métodos educativos, teniendo en cuenta el potencial y las consecuencias de las nuevas tecnologías; e. reclutar personal suficientemente cualificado para trabajar en el sector educativo; f. definir el papel clave del docente como especialista en el suministro y la gestión de las oportunidades de aprendizaje; g. interactuar con un grupo más amplio de co-participantes, padres y comunidades locales, sindicatos y empresas, y organizaciones no gubernamentales. 3. La economía global también presenta amenazas para la educación, tales como: a. la comercialización de los servicios educativos, con los consecuentes riesgos de injusticia, discriminación y de intensificación de la brecha digital; b. el irrespeto de la diversidad cultural, de las tradiciones y las lenguas; c. la introducción, bajo el disfraz de "reforma", de una "cultura de empresa" basada en el interés personal, con el consecuente riesgo de socavar los valores éticos de la educación y de la profesión docente; d. prestar menor atención a los valores fundamentales de la democracia y conceder mayor atención a los valores de la competencia y del mercado; e. soluciones imprudentes a los nuevos desafíos, como reclutar personal no cualificado o provocar el desplazamiento de docentes de los países del sur hacia los países del norte; f. cambios en el papel del Estado, concediendo mayor importancia a los reglamentos y menor a las garantías de equidad y no discriminación. 4. Se liberan enormes fondos públicos para estimular el desarrollo de la educación en línea y la promesa de una educación a través de las nuevas tecnologías es utilizada para no tener que satisfacer las reivindicaciones legítimas en materia de construcción o rehabilitación de edificios escolares y reclutar nuevos docentes y personal de todas las categorías. Los estudiantes se ven cada vez más privados de su derecho a estudiar y se ven obligados a seguir cursos electrónicos o por videoconferencia en lugar de cursos verdaderos. Las instituciones universitarias intentan apropiarse de los derechos de los docentes en materia de propiedad intelectual y quieren vender sus cursos a otras universidades, a empresas y a compradores individuales. Esto conduce a la privatización de los establecimientos escolares y a la aparición de empresas especializadas. El Tercer Congreso Mundial de la Internacional de la Educación: 5. Hace un llamamiento a todos los gobiernos para que: a. preparen para diciembre de 2002 planes de acción nacionales a fin de lograr una educación para todos/as, mediante procesos transparentes y democráticos apoyándose sobre el desarrollo y la mejora del servicio público de educación, e involucrando a distintos sectores, especialmente a los sindicatos de la educación, a los padres, los estudiantes y a ONG activas en el campo educativo; b. ratifiquen y pongan en práctica el Convenio de la OIT adoptado en junio de 1999, que prohíbe las peores formas de trabajo infantil, con el fin de eliminar definitivamente todas las formas de explotación infantil; c. hagan todo lo posible para que las decisiones de las Conferencias de Jomtien y Dakar sobre la Educación para Todos se pongan en práctica de manera concreta; d. establezcan procesos de consulta con aquellos que están implicados en la reforma educativa; e. tomen medidas, en consulta estrecha con los sindicatos de la educación, para reclutar un número suficiente de personal docente y de apoyo a la educación cualificado; f. entablen negociaciones con los sindicatos de la educación con el fin de mejorar la condición de la profesión docente; g. tomen las decisiones políticas necesarias a fin de asegurar el financiamiento adecuado de la educación en todos los niveles, asignando un mínimo del 6% de su Producto Interior Bruto (PIB); h. Crear un impuesto sobre las transacciones financieras (Taxe Tobin) con el fin de combatir la especulación y la inestabilidad financieras y crear nuevas fuentes de financiamiento para los sistemas educativos de los países en desarrollo. 6. Hace un llamamiento a los países miembros de la OCDE para que: a. pongan en práctica las propuestas del G8 y las completen para llegar a la anulación de la deuda publica de los países en desarrollo, en el entendimiento de que los fondos liberados sean asignados por dichos países a la educación y a la salud; b. aumenten la asistencia pública destinada al desarrollo hasta un 0,7% del PIB y concedan prioridad a la consecución de los objetivos de la Campaña Mundial por la Educación para Todos/as, así como medidas básicas de salud para todas las familias; c. presten especial atención a los programas de cooperación para la formación de docentes en los países en desarrollo y respeten los intereses de dichos países al reclutar docentes. 7. Hace un llamamiento a las Naciones Unidas, a sus agencias y programas especializados y a otras agencias intergubernamentales para que: a. coordinen sus esfuerzos a favor de la consecución de los objetivos de la Declaración de Dakar - la educación para todos/as para el año 2015; b. aprovechen la Cumbre mundial sobre el desarrollo sostenible (Rio+10, Johannesburgo 2002) para destacar el papel de la educación básica para todos/as como herramienta fundamental para enfrentar los problemas del planeta, como el deterioro del medio ambiente, el crecimiento demográfico y los desechos del "consumismo"; c. actúen para que, dentro del marco del protocolo de Kyoto, se tomen, en los mejores plazos, medidas concretas y apremiantes, sometidas a un régimen de vigilancia; d. movilicen los esfuerzos de la comunidad internacional con el fin de encontrar los fondos necesarios para alcanzar estos objetivos; e. respeten, en todo el sistema de las Naciones Unidas y de otras agencias intergubernamentales, la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo; f. trabajen con el movimiento sindical, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil en aquellas cuestiones resultantes del desgaste de las bases nacionales imponibles y en los nuevos enfoques relativos al financiamiento de las necesidades en una economía global; g. concedan prioridad a las inversiones equilibradas en todos los niveles de la educación sin recurrir a la redistribución de fondos de un sector educativo a otro; 8. El Congreso recomienda que la IE y sus organizaciones miembro: a. continúen la Campaña Mundial por la Educación para Todos/as, en cooperación con sus socios gubernamentales y no gubernamentales, y la campaña contra el trabajo infantil; b. emprendan todas las iniciativas a nivel nacional, regional e internacional con el fin de defender y mejorar el sistema educativo público, garantizando la libertad pedagógica del docente según la Recomendación de la OIT de 1996 y los derechos de los jóvenes y de los adultos a una formación inicial y continua de calidad; y que sean interlocutores reconocidos por los responsables políticos en materia de educación; c. aboguen, mediante intervenciones ante las agencias intergubernamentales y gobiernos nacionales y mediante campañas dirigidas a la opinión pública, por un concepto de la educación basado en un suministro de calidad para todos/as por parte de educadores cualificados y motivados, y en el desarrollo personal de hombres y mujeres libres capaces de contribuir en la sociedad y que no sean considerados simplemente unidades de producción; d. se opongan en principio a la mercantilización de la educación y de la investigación por la OMC y el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS); controlen de cerca cualquier acción encaminada a aplicar el AGCS a la educación y a los servicios de investigación; y se movilicen contra tales acciones con medios apropiados, tales como campañas dirigidas a la opinión pública; e. f. compartan sus investigaciones e información sobre las condiciones y tendencias en la educación y la enseñanza; g. analicen los efectos de la economía mundial sobre los derechos de autor y las cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual que afectan a los docentes, así como sobre las reglas para la producción de materiales educativos, incluidos los programas informáticos educativos, y que respeten la diversidad cultural; h. promuevan la solidaridad permanente entre las organizaciones miembro de la Internacional de la Educación mediante la ayuda al desarrollo y en situaciones de emergencia, la movilización contra las violaciones de los derechos humanos y sindicales, y la expansión de la tecnología de la información y de la comunicación; i. Den prioridad al fortalecimiento de la capacidad de acción de las organizaciones miembro con el fin de que puedan responder a las amenazas contra la educación pública por parte de las políticas económicas y educativas neoliberales que llevan a cabo instituciones internacionales tales como el Banco Mundial, el FMI y la OMC. Es urgente disponer de nuevos programas para el desarrollo de los derechos humanos y laborales, y de servicios públicos de calidad para la comunidad, como por ejemplo servicios educativos. j. Desarrollen el papel clave que puede desempeñar la IE para asistir a sus organizaciones miembro, con objeto de que puedan hacer campañas más eficaces, a través de actividades destinadas a educar y movilizar a los miembros, y de que les ayuden a construir alianzas con ONG y otros movimientos comunitarios que comparten los objetivos de la IE. k. Presten atención a la importante demanda que propone excluir la educación y otros servicios sociales básicos de los acuerdos que los gobiernos nacionales puedan alcanzar en el marco del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) o de los acuerdos de comercio bilaterales o regionales.

Comparte esta página