Resolución sobre la trata de mujeres, niñas y niños

El tercer Congreso Mundial de la Internacional de la Educación reunido en Jomtien, Tailandia, del 25 al 29 de julio de 2001: 1. Nota que la trata de mujeres y niñas se ha convertido en uno de los negocios criminales más florecientes en el mundo y que afecta a todas las naciones; 2. Asimismo, señala que se estima que en el mundo la trata de mujeres y niñas para trabajos forzosos, servidumbre doméstica o explotación sexual afecta anualmente a unos dos millones de éstas; 3. Preocupado porque los traficantes de mujeres y niñas, al igual que los narcotraficantes, operan impunemente a nivel internacional, sirviéndose para ello de medios de comunicación y comercio modernos destinados a atraer a sus víctimas con falsas promesas y usando además la fuerza, el engaño y la coacción para esclavizar a sus víctimas; 4. Indignado ante unas redes criminales bien organizadas que se dedican a la trata de mujeres, niñas y niños aprovechándose de la pobreza creciente, del aumento del paro y de la desintegración de las redes sociales en los países en desarrollo; 5. Nota que Europa, América del Norte, los Estados del Golfo, la India y Asia son importantes puntos de destino para las víctimas de esta trata; 6. Consternado porque las víctimas de esta trata son cada vez más jóvenes debido al miedo de contraer el VIH/SIDA; El tercer Congreso Mundial de la Internacional de la Educación insta a los Gobiernos a: 7. Luchar contra la trata de mujeres, niñas y niños mediante campañas de sensibilización que informen al público sobre los medios utilizados por los traficantes para atraer a las mujeres, niñas y niños y forzarlos después a prostituirse; 8. Garantizar la disponibilidad de unos fondos suficientes para que las autoridades competentes puedan disponer de los medios necesarios para luchar contra esta trata y procesar a los traficantes hasta sus últimas consecuencias; 9. Promulgar "leyes de gran alcance" que permitan juzgar en su país de origen a cualquier persona acusada de abordar sexualmente a menores; 10. Tratar a las mujeres, a las niñas y a los niños que son víctimas de este tráfico como tales y ofrecerles apoyo, consejo y formación para que puedan abandonar la prostitución y valerse por sí mismos; 11. Impartir una enseñanza obligatoria gratuita a los niños y niñas y proporcionarles los servicios transitorios necesarios para que puedan acudir a la escuela y valerse por sí mismos.

Comparte esta página