Resolución sobre la situación en Afghanistán

El tercer Congreso Mundial de la Internacional de la Educación reunido en Jomtien, Tailandia, del 25 al 29 de julio de 2001: 1. Dado que en 1996, después de casi 20 años de invasión, de disensión interna y guerra civil, las fuerzas militares y políticas conocidas como los talibanes se hicieron con el control del gobierno de Afganistán. En ese momento, muchos afganos recibieron a los talibanes con la esperanza de que el nuevo gobierno traería consigo estabilidad, seguridad y mejoras económicas a Afganistán. No obstante, durante estos años los talibanes no han conseguido satisfacer estas aspiraciones y han establecido un Estado autoritario que ha privado a los afganos de sus derechos humanos fundamentales; 2. Dado que la 56ª sesión de la Comisión de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos del año 2000 « condenó las violaciones y abusos a gran escala de los derechos humanos y de la legislación humanitaria y las continuas violaciones graves de los derechos humanos de las mujeres y niñas, incluidas todas las formas de discriminación contra ellas » ; 3. Dado que las organizaciones de derechos humanos informan que los talibanes han matado intencionadamente y sistemáticamente a miles de personas. Y además, bajo los edictos talibanes las mujeres en Afganistán han sido hechas prisioneras virtuales en sus propios hogares; y se ha prohibido que las niñas asistan a la escuela; 4. Dado que el 22 de mayo de 2001 los talibanes ordenaron que los hombres hindúes en Afganistán llevaran un distintivo de tela amarillo en los bolsillos de sus camisas y que las mujeres hindúes y sikh se cubrieran con un velo en público de la misma manera que se exige a las mujeres musulmanas; 5. Decidió, que la Internacional de la Educación condene enérgicamente las continuas violaciones de los derechos humanos y políticos cometidas por el movimiento talibán en Afganistán. Notamos particularmente las acciones por parte de los talibanes que han eliminado virtualmente todos los derechos, incluido el derecho a la educación, de las mujeres y niñas en Afganistán; 6. Decidió, que la Internacional de la Educación condene enérgicamente la acción por parte de los talibanes que exige que los hombres hindúes lleven distintivos amarillos. Se trata de un ejemplo extremo de racismo y de violación de los derechos humanos que recuerda el nazismo alemán. Históricamente, tales acciones han formado parte de acciones sistemáticas para expulsar o eliminar categorías enteras de minorías nacionales; 7. Decidió, que la Internacional de la Educación haga un llamamiento a las Naciones Unidas y a otras instituciones y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales competentes con el fin de exponer todas las continuas violaciones de los derechos humanos por parte de los talibanes y de emprender todas las acciones posibles para poner fin a estas violaciones extremas de los derechos humanos por parte de los talibanes contra el pueblo de Afganistán.

Comparte esta página