Resolución sobre la educación para el desarrollo sostenible

El Cuarto Congreso Mundial de la Internacional de la Educación celebrado en Porto Alegre, Brazil, del 22 al 26 de julio de 2004: 1. Convencido de que la educación es el fundamento de un desarrollo sostenible controlado que permitirá "satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras y satisfacer sus necesidades"; 2. Celebrando que el Plan de Acción adoptado por la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (Johanesburgo 2002) haya confirmado la importancia de la educación y recomendado a la Asamblea General de las Naciones Unidas la adopción de una Década; 3. Nota con satisfacción la decisión de las Naciones Unidas de proclamar la "Década de la Educación para el Desarrollo Sostenible", que comenzará el 1 de enero de 2005, y de designar a la UNESCO como agencia responsable para la promoción de la Década; 4. Convencido de que el desarrollo sostenible exige un enfoque holístico que conecte la Educación para el Desarrollo Sostenible con otras iniciativas en favor de la Educación para Todos/as y con la Década de la Alfabetización con el propósito de lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio; 5. Reconociendo que la educación para el desarrollo sostenible no debe considerarse como un nuevo programa educativo sino como un concepto dinámico incorporado a los programas escolares con el fin de ofrecer a cada cuidadano los medios de analizar temas como el medio ambiente, el VIH/SIDA, cuestiones de ética, el contexto cultural, las elecciones y orientaciones de los estados en materia de crecimiento y de medio ambiente, y de asumir la responsabilidad de crear un futuro viable y disfrutar de él. Recordando el principio de financiamiento por parte de la colectividad de los derechos humanos, El Cuarto Congreso Mundial apela a los gobiernos para: 6. Poner en práctica el Plan de Acción de Johanesburgo y negociar con todas las partes implicadas, en especial con el personal de la educación, las medidas adecuadas para la aplicación de la Década; 7. Tomar medidas para proporcionar, a todos los niveles de los sistemas educativos, una educación pertinente y de calidad que ofrezca a cada individuo la posibilidad de adquirir los conocimientos, competencias y valores que le permitan asumir la responsabilidad de contribuir a un desarrollo racional y sostenible asegurándose al mismo tiempo una vida mejor; 8. Tomar las disposiciones que permitan incluir los objetivos del desarrollo sostenible en la formación de los/as docentes. El Congreso insta a los miembros de la IE a: 9. Presionar a los gobiernos para que adopten las medidas necesarias para la puesta en práctica del Plan de Acción de Johanesburgo y de la Década. 10. Implicarse en la elaboración y puesta en práctica de políticas y prácticas innovadoras que integren las preocupaciones y los objetivos del desarrollo sostenible; 11. Actuar para que el personal de educación en su conjunto reciba una formación inicial y continua apropiadas que incluya un análisis de los modos de producción y de los modos de vida que generan los problemas medioambientales actuales . El Congreso pide a la IE: 12. Mantener y fomentar la cooperación con la UNESCO en la elaboración del programa de aplicación de la Década y con motivo de la puesta en marcha de mecanismos de seguimiento. 13. Continuar sus esfuerzos para que las escuelas tengan la posibilidad de ser reconocidas por la exitosa promoción de un desarrollo sostenible en la enseñanza y en la vida cotidiana. 14. Proseguir sus esfuerzos por una campaña mundial por una educación pública de calidad para todos que integre el concepto de desarrollo sostenible.

Comparte esta página