Declaración del 6o Congreso Mundial sobre Israel y Palestina, basada en la resolución de la CSI, 2010

La búsqueda de una paz comprehensiva entre Israel y Palestina, basada en la coexistencia, en condiciones de seguridad de dos Estados soberanos, independientes y viables, requiere renovada atención internacional y apoyo por ser una prioridad absoluta y urgente. El Congreso afirma que la plena implementación de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU No. 242 (1967), reconociendo las fronteras de 1967, y No. 338 (1973) es fundamental para lograr una paz justa y duradera. El Congreso reconoce que una acción para atender la situación de los refugiados palestinos, también en base a las Resoluciones relevantes de la ONU, constituye una piedra angular para el establecimiento de relaciones pacíficas y constructivas entre Israel y Palestina y sus vecinos. El Congreso pide además el reconocimiento universal del derecho tanto de Israel como de la Palestina de establecer un estado viable y reconocido.

La persistente ocupación de Cisjordania por parte de Israel, la existencia de asentamientos israelíes ilegales y el impacto que esto tiene en la vida de los palestinos, incluyendo el acceso al agua, así como el cerco a Gaza, imponen severas restricciones al potencial de desarrollo económico y social palestino. Además, significan privaciones a la oferta de educación básica en Palestina. El Congreso toma nota igualmente de los informes que señalan que a cada año centenares de niños palestinos son detenidos, mal tratados y juzgados en tribunales israelíes como adultos, en contradicción de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Niños, mientras niños israelíes no pueden ser enjuiciados como adultos antes de que cumplan 18 años.

Reconociendo que poner fin a la presencia israelí en Gaza constituye un importante paso hacia la resolución del conflicto, el Congreso insta a que se levante el bloqueo impuesto sobre Gaza y al cese de la violencia por ambas partes, incluyendo el fin inmediato de los ataques con cohetes contra pueblos israelís, en línea con la Resolución No. 1860 del Consejo de Seguridad de la ONU (2009) y que ambas partes cesen la violencia, incluido. El Congreso reconoce que las relaciones económicas con los asentamientos contribuyen a asegurar su existencia, en violación del derecho internacional.

Si bien cada país tiene el derecho de defender fronteras reconocidas, la vida y el bien estar de su población, la construcción de un muro de separación por parte del gobierno de Israel, con el fin de proteger a su población de ataques terroristas suicidas se adentra de forma considerable en territorio palestino y constituye una violación del derecho internacional, y no puede sino dificultar aún más el logro de la paz y de una coexistencia pacífica. El Congreso pide que se derribe el muro, reconociendo que la seguridad y el respeto mutuo de israelíes y palestinos son primordiales para alcanzar la paz. El Congreso insta a Israel y a Siria a alcanzar un acuerdo.

El Congreso exhorta a israelíes y palestinos a que renuncien a la violencia, y se comprometan a emprender negociaciones directas tal como se establece en el “Mapa de Ruta” propuesto en 2002 por Estados Unidos, Rusia, la ONU y la UE. Reconoce que llegar a un acuerdo respecto al estatus de Jerusalén es fundamental para resolver el conflicto, y subraya la urgente e imperativa necesidad de que la comunidad internacional apoye, por todos los medios a su alcance, la realización de una solución pacífica y justa.

Cientos de miles de trabajadores palestinos no consiguen encontrar empleo en las actuales circunstancias, con la consiguiente desesperación y desilusión generalizada, y el Congreso lanza un llamamiento para que se tomen medidas urgentes con objeto de promover oportunidades de trabajo decente para ellos. El Congreso compromete a la IE a continuar apoyando el reforzamiento de la cooperación entre los movimientos sindicales de docentes palestinos e israelíes y pide a la comunidad internacional que apoye el desarrollo y la reconstrucción económica en Palestina, incluyendo el apoyo a través del Fondo Palestino de la OIT para el Empleo y la Protección Social.

El Congreso decide:

- Que la IE inste a los líderes de Israel y la Autoridad Palestina a establecer negociaciones de buena fe con el fin de crear un estado palestino viable, acabar con la ocupación israelí de Cisjordania y alcanzar un acuerdo de paz que ofrezca seguridad tanto a Palestina como a Israel. Para que tenga éxito, los detalles de dicho acuerdo solamente se podrán determinar a través de negociaciones directas entre ambas partes.

- Que la IE anime al Sindicato General de Profesores de la Palestina y al Sindicato de Profesores de Israel a que insten a sus respectivos gobiernos a tomar toda acción necesaria para reducir las fuentes de conflicto y cesar la violencia entre Israel y Palestina con vistas a preparar las bases de un acuerdo negociado.

- Que la IE inste todas las organizaciones internacionales de docentes a reconocer que la educación es un derecho fundamental de todos los niños en el mundo, sirviendo como puente entre todos los pueblos para una vida mejor y en paz. El Congreso rechaza todos los materiales curriculares que inciten al odio étnico y racial.

- Que la IE inste a sus afiliadas y al movimiento sindical internacional a llevar a cabo actividades de presión para que se reconozca que las posibilidades de paz a largo plazo dependen de la creación de un estado palestino viable.

- Que la IE aumente los esfuerzos de su Comité para el Oriente Medio, llevando sus representantes a la región para reunirse con sus contrapartes israelíes y palestinas y otras organizaciones que trabajan por la paz y la igualdad en el marco de una solución de dos estados.

El Congreso insta la IE a promover la educación para la paz.

Comparte esta página